NombreSala Aljibe
TipologíaReforma interior
ArquitectoCristina Hernández Díaz
Año2013
MunicipioGranada
ProvinciaGranada
Antecedentes
Cuando el cliente se reunió con el equipo de chdarquitectura para solicitarles diseñar una sala para su restaurante, estos no dudaron en aceptar. En el subsuelo del local habían encontrado un espacio al que querían dar uso. Dicho espacio resultó ser un viejo aljibe abandonado y en deshuso. Se podía apreciar su deterioro en las paredes. Pero la bóveda mantenía instacta su belleza. Al arquitecto le pareció una magnífica idea que espacios históricos pudieran ser visitados y conservados a través del cambio de uso.

 

Estrategia
Como cada vez que el equipo técnico se encontraba con una arquitectura histórica tan poco prostituida
arquitectónicamente hablando, la estrategia principal estaba clara. Conseguir que el espacio mantuviera su identidad tras la intervención. Por ello la intervención debía ser mínima. Aunque en un primer momento el arquitecto pensó en trabajar con el agua como material de construcción más importante del proyecto, debido a la vinculación de esta con el propio aljibe, pronto se descartó. El continuado transito que tendría la sala y la posibilidad de alterar las fábricas existentes y el incremento de humedad que sufriría el local le hizo al estudio de arquitectura descartar la primera idea.

 

Resultado
En su lugar se planteó realizar un suelo que pareciera agua, un trampantojo arquitectónico.
Se simularía una lámina de agua estanca. Para ello se pensó en diseñar un suelo oscuro, casi negro, con un alto poder de reflexión. Que reflejara toda la sala. Creando así la ilusión de estar caminando por encima de agua. La luz tenue y el sonido del agua amplificarían la experiencia. Una vez el aljibe había vuelto a la vida, el proyecto estaba terminado. A partir de ese momento el estudio de arquitectura solo tenía que cuidar los detalles, reducir el mobiliario a la mínima expresión y dejar que la bóveda mostrara la belleza que nunca le fue arrebatada.